miércoles, 1 de febrero de 2012

Vencido

Pierdo la guerra.
La noche ya no es fría ni cálida
ni alegre, ni triste.
Ya no hay mas melancolía que la perdida
ni mas llantos que echar a las palomas
ni mas amor desperdiciado.
Solo queda la carcajada del vencido
que se burla de si,
la bien adquirida costumbre
de hablar a las paredes.
Cantar a solas canciones
que ayer me hicieron sangrar,
dar un paseo de tarde en tarde
para fingir que aun guardo
algún mínimo vínculo,
o que algo busco
en el trajín citadino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada